jueves, 2 de marzo de 2017

Sentencia

Porque no me atrevo al estigma
escribo sombras entre larvas,
porque me faltan las palabras
soy una ciénaga benigna.

Yo que besaba a carne viva
te visité en la noche diabla,
rotas las hojas y las tablas
como invocandote, lasciva.

Soy una de esas marionetas
que necesitan sus espectros,
pose de jubilo perfecto
leño adornado por las sectas.

Horrores del sabor amargo
que hay en esa partida lengua
donde arrancó la luna negra
juegos de manos en letargo.

Miré tu cruz inmaculada
mientras rumiaban de tus huesos
y recordé aquellos besos
que enmudecieron tu llamada.

Porque rezuma mi demencia
escribo perdiendo tu sangre,
porque me falta de tu carne
sigo cumpliendo mi sentencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada